El número de sesiones es variable en cada individuo, ya que depende de varios factores: sexo, fototipo de piel, edad, zona, densidad de melanina, profundidad, grosor y fase de crecimiento del pelo, siendo necesaria una media de entre seis y ocho sesiones, en casos normales, para obtener los resultados deseados, ya que al momento de la depilación parte del vello se encuentra en reposo imposibilitando su eliminación. En ningún caso se podrán determinar con anterioridad el número de sesiones necesarias. Las personas afectadas por hirsutismo, que padezcan alguna condición hormonal, enfermedad o estén sometidas a tratamientos médicos o estéticos que afecten el crecimiento del vello, deben advertir este hecho antes de iniciar el tratamiento, pudiendo afectar el número de sesiones necesarias que se requieren para ver resultados.

En las pautas establecidas por la Sociedad Europea de Dermatología Láser, Drosner y Adatto recomendaron tratamientos cada 4–8 semanas. Actualmente se recomienda por el cuerpo médico, un intervalo de 6 a 8 semanas en general; sin embargo, esto puede variar según la región del cuerpo que se está tratando.

La reducción de vellos con láser es uno de los procedimientos más comunes realizados por especialistas en depilación en todo el mundo. Es un procedimiento seguro y efectivo. El término reducción de vello debe usarse en lugar de depilación, ya que un porcentaje de vellos tiende a aparecer repetidamente incluso después de varias sesiones, vellos nuevos que se van creando en forma normal, los cuales en sesiones sucesivas se van tratando, para así lograr una reducción importante del vello en la zona.

Según diversos estudios, se ha mantenido una reducción del conteo de vellos de aproximadamente 70-80 % al año de tratamiento. La mayoría de los pacientes requieren sesiones de mantención para prolongar los resultados.

Se pueden realizar nuevos tratamientos una vez que pasen tres meses, para así evitar tratar sobre piel sensibilizada con un tratamiento anterior y para encontrarnos con vellos en fase anágena (fase de crecimiento).

El aumento de temperatura en la superficie de la piel puede causar molestias leves, pudiéndose regular la intensidad del láser, según la tolerancia de cada paciente. En caso de molestias en la zona posterior a la sesión, estas se pueden manejar efectivamente con agentes anestésicos tópicos y dispositivos de enfriamiento.

Los tatuajes se comportan como cromóforos exógenos; el cromóforo buscado es la tinta que se encuentra en la dermis. No hay problema en realizar la depilación láser en pacientes con tatuajes, pero se deben tomar precauciones como cubrir la zona del tatuaje con un parche blanco y el cabezal alejarlo un centímetro para evitar quemaduras debido a la interacción con la tinta.

La depilación definitiva puede ser una alternativa en adolescentes que ya están menstruando. Una consulta que se repite cuando las niñas comienzan con la pubertad tiene relación con el exceso de vello corporal que pueden presentar algunas de las menores. Para muchas de ellas, la depilación láser puede ser una alternativa si se consideran ciertos aspectos. Para que la depilación láser tenga buenos resultados, requiere que el pelo de la menor sea grueso y oscuro. Se recomienda que el tratamiento no se haga antes de los tres o cinco años después de la primera menstruación, siempre descartando si existe alguna alteración hormonal que se requiera tratar. Para esto, es súper importante tener control en forma paralela con médico ginecólogo infanto – juvenil.

Los niveles de estrógenos aumentados en el embarazo prolongan la duración de la fase anágena del vello (fase de crecimiento). La reducción de la secreción de estrógenos produce el efluvio telógeno (caída del vello). La terapia con láser y luz pulsada intensa no está indicada durante el embarazo debido a la falta de datos de seguridad.

La Sociedad Europea de Dermatología no contempla ninguna precaución acerca de la lactancia en su guía sobre fotodepilación. Tampoco la Academia Americana de Dermatología hace ninguna advertencia al respecto.
Otras sociedades recomiendan tomar precauciones sin especificar cuáles y sin ninguna referencia científica al respecto. Por lo tanto, al realizar un tratamiento de depilación láser durante la lactancia, se recomienda que este se inicie 6-8 meses posteriores al parto.

Se pueden hacer más seguidas las sesiones, sin embargo, para que estas sean efectivas, se deben respetar los tiempos de las fases del vello, ya que cada zona del cuerpo tiene una cantidad determinada de semanas en fase anágena (fase de crecimiento).

Se le llama rebrote del vello cuando existe una aparición de vellos en fase anágena. Generalmente se da entre la tercera y cuarta sesión. Esto indica que los ciclos del vello estarían apareciendo dentro de los rangos de tiempo esperados. Si existiera este rebrote en una sexta sesión, es necesario evaluar con exámenes clínicos alguna alteración hormonal.

Cada uno de los láseres tiene características positivas. Se debe evaluar fototipo de piel y zona a depilar, para así poder determinar la afinidad de cada paciente por un tipo de láser.

Las canas carecen de melanina, por lo tanto, no existe afinidad con ninguna tecnología láser.

Las complicaciones cutáneas más comunes incluyen foliculitis transitoria post-tratamiento, eritema, edema perifolicular, dolor leve, costras y púrpura.
Lesiones de acné leves se pueden presentar uno a dos meses después del tratamiento, por el uso de emolientes.
La dermatitis de contacto puede presentarse uno a cuatro meses después del tratamiento; debe evitarse el uso de champú y productos con perfume durante la primera semana.

La piel a tratar con láser debe estar sana. La aplicación del láser podría exacerbar el cuadro. Cuando existe recurrencia de este tipo de lesiones en la piel, se aconseja, a modo de profilaxis, el uso de antivirales o antifúngicos, junto con esquemas de higiene en la herida.

La isotretinoína es un medicamento utilizado para tratar casos severos de acné. Por lo general, se usa para el acné quístico que no mejoró después del tratamiento con otros medicamentos. Es un fármaco que se encuentra dentro de los llamados fotosensibilizantes, por lo que se recomienda iniciar tu tratamiento de depilación láser 3 meses después de haber suspendido este fármaco.

En algunos reportes se habla de hipertricosis paradójica después del tratamiento en 0,6 % de los pacientes en fototipos IV, probablemente por el uso de fluencias subóptimas.
A pesar del riesgo de inducir el crecimiento de cabello fino, la aplicación de láser para cabello oscuro – fino es efectiva y la reducción de la densidad del cabello se puede obtener cuando se continúan las sesiones de láser.

Existen sensibilizantes tópicos que se encuentran en cosméticos de uso diario, que con la interacción con un agente de luz podría provocar efectos adversos en la piel. Es por este motivo que se les solicita asistir con la piel limpia, sin cremas, desodorantes, ni maquillajes. Además, evitar cualquier influencia externa que pudiese afectar la potencia del láser.

El folículo piloso es una estructura que nace en la raíz folicular y que se encuentra tres milímetros por debajo de la piel. Esta estructura ejerce como una especie de fábrica del pelo: va produciendo cabellos constantemente, de tal forma que cuando uno se cae, esa raíz vuelve a producir otro. Es algo similar a lo que ocurre con las uñas. Sin embargo, a nivel cosmético, lo que se haga sobre la piel, ya sea tratarla de una forma u otra, por ejemplo con prestobarba, no influye ni positiva ni negativamente en el crecimiento. No es que al rasurarlo salga más fuerte, sino que directamente no influye.

Sí, pero se debe esperar al menos tres meses para descansar la piel de efectos secundarios que pudiese haber dejado el tratamiento anterior y esperar a que crezca el vello suficiente para que la sesión sea efectiva.

El Síndrome Ovario Poliquístico es una enfermedad que dentro de sus manifestaciones principales está la resistencia a la insulina y el Hirsutismo.
Al ser el Síndrome Ovario Poliquístico un cuadro donde hay un disfunción hormonal importante, se puede realizar el tratamiento láser, pero siempre en control en forma paralela por el médico ginecólogo, para así lograr resultados importantes.

No hay estudios que confirmen aumento de la resequedad de la piel por la depilación láser. Sin embargo, algunas pacientes pueden ver levemente resecada su piel durante el tratamiento, lo cual es totalmente normal.
Se recomienda usar lociones hidratantes después de tu sesión de depilación láser y exfoliación periódica para evitar la resequedad.

MULTILASER SOPRAMAX 755, 808 Y 1064 nm, con 20 MILLONES DE DISPAROS Y 1000 W.
El equipo de depilación multiláser combina la potencia, la seguridad y la eficiencia en los resultados con base en tecnología Alemana Trío; 755, 808, 1064 nm, cada una de ellas se centra en estructuras diferentes dentro del folículo piloso. Los tres objetivos anatómicos principales incluyen; la protuberancia, el bulbo y la papila folicular.
Esta última generación en equipos depilatorios cuenta con una gama de longitudes de onda que nos permite eliminar el vello corporal y facial literalmente de raíz, permitiendo trabajar 6 fototipos de piel. Es un equipo rápido, seguro y amigable.

755nm, para vello claro y fino (Alexandrita penetrando 1,8mm).
808nm, para vello grueso y profundo (Diodo penetrando 2,0mm).
1064nm, para pieles oscuras (Nd. Yag. Penetrando hasta 4.0mm).

Contraindicaciones relativas:

– Antecedente de queloides o de cicatrices hipertróficas (sujeto a evaluación).
– Herpes (inactivo al momento de la depilación).
– Psoriasis (controlada por médico tratante).
– Diabetes Mellitus (controlada por médico tratante).
– Período de lactancia (se puede realizar después de los 6-8 meses posteriores al parto).
– Síndrome de Ovario Poliquístico (debe estar controlado por médico tratante).
– Hirsutismo (debe estar controlado por médico tratante).
– Problemas vasculares cutáneos (debe estar controlado por médico tratante).

Contraindicaciones absolutas:

– Ingesta de medicamentos fotosensibilizantes (indicar antes de adquirir tratamiento de depilación).
– Ingesta de isotretinoína en los últimos tres meses.
– Lupus Eritematoso Sistémico (LES).
– Antecedente de enfermedades con fenómeno de Koebner (VITILIGO).
– Embarazo.
– Epilepsia.
– Vello blanco o rubio.
– Antecedente personal de cáncer de piel.

La depilación láser se puede realizar durante todo el año sin problemas. Solamente hay que tener mayor precaución en los meses de verano por la exposición solar, usando en forma estricta bloqueador factor 50 y evitar el bronceado las semanas previas a tu sesión de depilación.

– Para todo tipo de piel y vellos.
– Más segura.
– Dolor manejable según tolerancia de cada paciente.
– Mejora el aspecto de tu piel.
– Aumenta la producción de colágeno.
– Depilación prolongada.
– No más vellos encarnados.
– Tratamiento corto y eficiente.
– Mayor economía versus otros métodos.
– Piel más suave, tersa y elástica.
– Piel libre de foliculitis y abscesos cutáneos.

Sí, la depilación láser tiene múltiples beneficios en la piel, como actúa a nivel del folículo piloso, es una solución real para diversas patologías de la piel, como foliculitis (infección del folículo piloso), abscesos cutáneos y vellos encarnados, dejando una piel mas suave, tersa y elástica.

En Bellme Clinic contamos con kinesiólogas especialistas en depilación láser y con vasta experiencia, siendo el personal idóneo de salud para manejar los equipos depilatorios.